quinta-feira, 15 de agosto de 2013

NÃO PRECISA DE TRADUÇÃO NEM PRECISA DE MAIS PALAVRAS


El fenómeno global de la desaparición de las abejas: nosso blog da ecologia abre espaço para o texto universal de Miguel Ariza


Las abejas nos están mandando un mensaje que recuerda nuestra estupidez. “Sabemos que estos insectos son indispensables para la subsistencia del género humano, pero durante décadas nos hemos dedicado a rociar los campos con plaguicidas. Las abejas nos recuerdan que siempre llegamos tarde”.

Amigas dos homens e da vida, sem abelhas não teremos futuro em lugar nenhum da Terra...

"Dave Hackenberg lleva ganándose la vida como apicultor desde 1962, cuando decidió dedicarse a la cría de las abejas de la miel. Su negocio consiste en transportar sus colmenas a lo largo y ancho de Estados Unidos a bordo de grandes camiones. Con su gorra calada, su nariz afilada y el rostro marcado por una vida dedicada al campo, Hackenberg recorre todos los años miles de kilómetros de costa a costa con sus panales para polinizar las plantaciones de manzanos de Pensilvania –donde tiene su casa de Verano– o los extensos cultivos de almendras de California, a principios de la Primavera. En Otoño de 2006, Hackenberg se desplazó a Florida, donde tiene su casa de Invierno, para que sus abejas se ocuparan de fertilizar los amplios cultivos de calabazas. Sus colonias eran un hervidero cuando las dejó, pero al regresar allí un mes después se encontró con la mayor sorpresa de su vida. Más de la mitad de sus tres mil panales aparecían desiertos, con tan sólo la abeja reina y unas cuantas obreras guardianas. Los alrededores tampoco mostraban cadáveres de abejas. Los insectos se habían desvanecido. “Fue como si caminara por un pueblo fantasma”, indicó Hackenberg a la revista Scientific American. Hackenberg comunicó el suceso a sus colegas, lo que le costó no pocas críticas. Enseguida lo tacharon de apicultor descuidado. Pero poco después, los casos de desapariciones misteriosas de abejas se propagaron entre otros muchos colegas.
Estos insectos tienen un fuerte sentido colectivo, dentro de una sociedad exclusivamente femenina que gira alrededor de la abeja reina, la madre de toda la comunidad. Hay guardianas que defienden el panal, otras que se especializan en cuidar los huevos y las crías, y otras que se encargan de traer el alimento -néctar y polen- a la colmena, fabricando miel. El abandono de una colmena resulta un comportamiento inconcebible: un suicidio colectivo. Los apicultores, aterrados, no encontraron restos de insectos, ni señales o pistas que pudieran explicar la tragedia. Las abejas se habían desvanecido inexplicablemente. En la Primavera de 2007, los investigadores descubrieron que una cuarta parte de los apicultores estadounidenses habían sufrido pérdidas catastróficas. Pero el desastre se propagó a otros países: Brasil, Canadá, Australia, y también en Europa, en Francia y España. En la televisión saltaban extrañas noticias como la desaparición de 10 millones de abejas en Taiwán. Desde aquel Otoño de 2007 se vienen repitiendo las desapariciones masivas.
Hackenberg pasó de apicultor descuidado a pionero, el primero en dar la voz de alarma: millones de abejas desaparecen cada año. Algo está ocurriendo. “Sí, es un fenómeno global”, afirma Carlo Polidori.
Como experto en comportamiento de himenópteros e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Polidori es muy consciente del problema. En Europa, las pérdidas de colmenas se suceden anualmente a un ritmo de un 20%, observa con preocupación. “En este año se han perdido en Inglaterra el doble de colmenas que el año anterior”. En España, las noticias anteriores al hallazgo de Hackenberg son incluso peores.
“Antes de 1994 había una desaparición anual de entre el 5% y el 7%”, explica Suso Asorey, secretario de la Asociación de Apicultores Gallegos (AGA), mediante correo electrónico. “A partir de esta fecha estamos entre el 35% y 40% (de pérdidas)”. La importancia económica de las abejas de la miel es colosal.
En la Red circula una citación atribuida a Einstein que sugiere que si las abejas desaparecieran hoy de la Tierra, el hombre sólo podría sobrevivir cuatro años. Sea o no cierta esta cita, hay una parte de verdad en ella que evoca un futuro apocalíptico. De acuerdo con Hackenberg, las abejas de la miel intervienen en uno de cada tres bocados que nos llevamos a la boca. Los cultivos básicos como el arroz, el trigo o la cebada son polinizados por el viento. Pero en un mundo sin abejas, una gran parte de las frutas y verduras comunes de los supermercados desaparecerían de las estanterías. Sus precios resultarían tan astronómicos que un kilo de manzanas podría costar casi como el caviar. “Más del 80% de las plantas con flores son polinizadas por animales”, remarca Carlo Polidori, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.
“Y más del 30% de las plantas de cultivo y frutas dependen de la polinización por parte de las abejas”.
Y si bien hay especies de abejas silvestres y abejorros que hacen un trabajo muy importante, el carácter todoterreno de estos animales colectivos les convierte en la especie de insecto que más importancia económica tiene para el hombre. Meses después de lo ocurrido con las colmenas de Dave Hackenberg, los investigadores catalogaron el fenómeno como “colapso desordenado de la colonia” (CCD, siglas en inglés de Colony Collapse Disorder). Cinco años después, las interrogantes persisten. Los investigadores han indagado como si fueran forenses científicos en busca de cadáveres que examinar. Han realizado autopsias en los animales en busca de parásitos, virus y rastros de insecticidas; han examinado la capacidad reproductora de las abejas madre, y han realizado un sinfín de estudios de toxicidad buscando restos de pesticidas en los granos de polen. Hasta el momento, no han encontrado a un solo culpable, pero sí muchas pistas, y todas inquietantes.Los inmensos campos de monocultivos que sostienen la agricultura mundial son un festín continuo para legiones enteras de insectos devoradores.
La única manera de mantenerlos a raya es rociándolos con nuevas fórmulas de plaguicidas e insecticidas cada vez más letales. Y estas sustancias tóxicas podrían alterar el comportamiento y el sistema nervioso de las abejas. En concreto, un tipo de pesticidas sintéticos -llamados neonicotinoides- atacan los centros del sistema nervioso de los insectos. Cuando las abejas obreras salen para recoger el néctar, entran en contacto con estas sustancias, que alteran su sistema nervioso. Los animales, desorientados, no encuentran el camino de vuelta hacia la colmena -situado a kilómetros de distancia- y mueren lejos. Esto podría explicar el hecho de que los investigadores suelen encontrar los paneles casi vacíos sin cuerpos a su alrededor. Para Suso Asorey, secretario de la Asociación de Apicultores Gallegos, “la puesta en el mercado de estos pesticidas neurotóxicos y sistémicos coincide con las pérdidas registradas de hasta un 40%”. Si la legión de obreras que parten para recolectar polen no regresa, la colmena no dispone de suficientes individuos y está condenada irremisiblemente a morir. Existen alrededor de 20.000 especies de abejas, pero las abejas de la miel (Apis mellifera) son extraordinarias ya que polinizan una amplia variedad de flores. Cada individuo es un prodigio de la ingeniería biológica: está equipado con sensores de temperatura, de dióxido de carbono y de oxígeno, y su cuerpo está diseñado para cargarse de electricidad estática. Cuando las abejas recolectan el alimento en las flores, los granos de polen que quedan adheridos a ellas permiten que el polen de una flor viaje hasta otra, la cual se fertiliza. El resultado es una semilla y un fruto. La magnitud del fenómeno resulta increíble cuando examinamos la labor colectiva. En un panal medio puede haber unas 60 mil abejas, de las que 40 mil salen en busca de alimento. Cada obrera realiza hasta 30 salidas diarias, y en cada viaje puede llegar a polinizar un total de 50 flores. En una sola jornada de trabajo, una colmena puede lograr la fertilización de millones de flores. Los cálculos de la Asociación de Apicultores Gallegos sugieren que una sola colmena es capaz de encargarse de fertilizar las flores en una zona de 700 hectáreas, es decir, la superficie equivalente a unos 350 campos de futbol. En EU, la cría de abejas se ha transformado en un negocio en el que centenares de miles de colmenas son transportadas a lo largo y ancho del País.
Uno de los acontecimientos del año es la polinización de los cultivos de almendros en California. Los apicultores llegan con sus grandes camiones, rocían de antibióticos los panales para mantenerlos libres de enfermedades y alimentan a las abejas con sirope de glucosa. Ante la pérdida de animales, se han llegado a importar abejas desde Australia para mantener la industria de la almendra californiana. Los insectos llegaban a bordo de aviones Boeing 747. El doctor Eric Mussen, del departamento de entomología de la Universidad de California en Davis, es a la vez un académico y un experto apicultor, el puente ideal entre la ciencia entomológica y el mundo real, en el que los apicultores han domesticado y criado a las abejas desde hace siglos. “Cada País es diferente, pero los apicultores están teniendo dificultades para mantener el número de las abejas de sus colonias”, admite Mussen al otro lado del teléfono. En EU, asegura, la mayoría de los apicultores está alejándose de la agricultura comercial masiva. El mensaje de sus colegas orgánicos ha calado, al menos en lo que respecta al manejo de los animales. No hace mucho se acarreaban los panales en vagones junto con caballos o en camiones mal acondicionados. Pero ahora las colmenas viajan en tráileres. Según Mussen, estos largos desplazamientos no suponen un gran problema para los animales, ya que en apenas un par de días se adaptan al lugar y al cambio de horario. Las importaciones de abejas de otros países también se han suspendido en EU por el temor a que con ellas lleguen nuevas enfermedades. Eric Mussen advierte de que el porcentaje de pérdidas en la actualidad -entre el 15% y el 20%- es una media estadística, aunque en el caso de algunos apicultores se eleva al 50% e incluso al 80%. Para Carlo Polidori, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, las abejas nos están mandando un mensaje que recuerda nuestra estupidez. “Sabemos que estos insectos son indispensables para la subsistencia del género humano, pero durante décadas nos hemos dedicado a rociar los campos con plaguicidas. Las abejas nos recuerdan que siempre llegamos tarde”.
La polinización de las abejas
permite que tengamos
Almendras
Duraznos
Cerezas
Ciruelas
Manzanas
Peras
Alfalfa
Trébol
Melones
Pepinos
Calabazas
Calabacines
Berenjenas
Fresas
Frambuesas
Zarzamoras
Tomate
Vid
Espárragos..." (Texto de Miguel Ariza)

Fontes: EcoPortal.net
             www.ecodebate.com.br
             http://folhaverdenews.blogspot.com
             http://www.am.com.mx


7 comentários:

  1. Miguel Ariza cita e a gente destaca aqui um comentário atribuido nos Estados Unidos a Albert Einstein, ainda na Universidade de Princeton: "Sem as abelhas, os homens não sobrevevirão mais que quatro dias".

    ResponderExcluir
  2. Com o respaldo de 15 países membros, a Comissão Europeia proibiu por 2 anos o uso de 3 pesticidas apontados como responsáveis pelo desaparecimento de abelhas, um problema que afeta a produção de alimentos, já que são elas as responsáveis por pelo menos 73% da polinização das plantas, de acordo com estudo da Organização das Nações Unidas para a Agricultura e Alimentação (FAO).

    ResponderExcluir
  3. A moratória começará a valer em 1º de dezembro deste ano. O anúncio foi feito recentemente e proíbe a comercialização de pesticidas à base de clotianidina, imidacloprid e tiametoxam. Oito países votaram contra a suspensão dos agrotóxicos e 4 se abstiveram. As 3 substâncias poderão ser usadas apenas em plantações que não atraem abelhas ou outros polinizadores. A suspensão do uso foi baseada num relatório da Autoridade Europeia de Segurança Alimentar (EFSA), após concluir que os agrotóxicos analisados são um risco para as abelhas e, portanto, para a vida humana e deve ter o uso o máximo possível limitado. E no Brasil?...

    ResponderExcluir
  4. Produzidas principalmente pela Bayer, da Alemanha, e a Syngenta, da Suíça, as 3 substâncias são eficientes nos controles de pragas, isso segundo os seus fabricantes, que se defendem dizendo não haver estudos que comprovem a ligação direta entre o uso das substâncias com o desaparecimento dos polinizadores, conhecido com Desordem de Colapso da Colônia (em inglês, de Colony Collapse Disorder - CCD). Será?...

    ResponderExcluir

  5. Já os ambientalistas reafirmam a importância da proibição destes venenos para a proteção das abelhas. O grupo Avaaz, que fez a campanha “Emergência Mundial Pelas Abelhas”, em 2011, publicou comunicado comemorando a decisão. Inúmeros protestos foram feitas pedindo a restrinção das substâncias agora proibidas na Europa. E no Brasil?...

    ResponderExcluir
  6. Temos que ampliar a defesa das abelhas também no Brasil, além de poesia, polinização, elas são a abse de um agronegócio crescente no país e em todo o planeta. No Brasil, o Ibama começou a reavaliar 4 agrotóxicos ligados ao desaparecimento de abelhas em julho do ano passado e proibiu a pulverização aérea com Imidacloprido, Tiametoxam, Clotianidina e Fipronil.

    ResponderExcluir
  7. Mas...Por pressão dos produtores rurais, que afirmaram não ter tempo para se adequar a normativa, as regras foram flexibilizadas, com regras especiais para as culturas de soja, trigo, arroz, algodão e cana-de-açúcar, que hoje estão liberadas para usar estes venenos que acabam com as abelhas e o futuro de nossa natureza e nossa vida.

    ResponderExcluir

Translation

translation